El Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) se ha convertido en un problema grave para la generación más joven y sus educadores en las últimas décadas. Y mientras, la industria farmacéutica y psicólogos luchan por encontrar soluciones, más y más personas están encontrando respuestas a primera vista.

Es difícil de creer, pero el TDAH es uno de los trastornos más frecuentemente diagnosticado en niños pequeños y adolescentes. Millones de niños en el mundo son tratados por TDAH; algunas escuelas declaran que casi el 30% de sus estudiantes sufren esta enfermedad. Y los números están creciendo a diario, 6,4 millones de diagnósticos entre 2011 y 2012 en Estados Unidos.

Lo alarmante: los niños son diagnosticados de TDAH a la edad de 6 años. Los menores de 12 años son  los más diagnosticados. Los síntomas normalmente incluyen inatención, impulsividad e hiperactividad. Aunque no siempre se da el caso, numerosos niños también presentan signos de otros problemas como depresión, ansiedad y problemas de sueño.

La “respuesta química” común no es la salida

De acuerdo con la Academia Americana de Pediatría (AAP) y la CDC, la primera línea de tratamiento recomendada debería ser la terapia de conducta. Sin embargo, la mayoría de los niños diagnosticados con TDAH están siendo tratados con medicación únicamente (Mercola 2017).

Es un panorama desolador por múltiples razones. Primero, porque son comunes los diagnósticos erróneos, lo que significa que muchos niños están tomando medicación innecesariamente. Segundo, porque las drogas que tratan el TDAH pueden ser peligrosas.

El tratamiento más común es metilfenidato, como el fármaco Ritalin, o ciertas anfetaminas como el fármaco Dexedrina. Casi el 30% de los niños con TDAH no responden o no toleran el tratamiento con estimulantes. Incluso los niños que responden a la medicación presentan efectos positivos modestos. Además, en algunos pacientes los tratamientos con fármacos provocan disrupciones en el sueño y el apetito e incrementa la apatía y la depresión, lo cual afecta de manera significativa al funcionamiento fisiológico, cognitivo y conductual (Mind and Brain Journal of Psychiatry 2001:73).

Los efectos secundarios pueden también causar incremento del ritmo cardíaco, adicción, nerviosismo incluyendo agitación, ansiedad e irritabilidad, dolores de cabeza, dolores de estómago, nauseas, mareos, palpitaciones en el corazón, lentitud del crecimiento e incluso convulsiones (Drug Enquirer 2017).

La efectividad de estos fármacos es cuestionable pero los riesgos pueden ser muy altos, por lo que se necesitan con gran urgencia otro tipo de tratamientos alternativos.

Aromaterapia – una alternativa agradable y profunda

Afortunadamente, nuestros aliados naturales, los aceites esenciales, pueden usarse como una alternativa muy efectiva y no dañina en el tratamiento del TDAH. Esto incluye aplicaciones fisiológicas y psicológicas mayoritariamente vía transdérmica, inhalación y olfacción, con sus efectos específicos en el sistema límbico. También la vía oral es posible con un número seleccionado de aceites esenciales.

Absorción transdérmica:

La piel es una vía importante para la aplicación de los aceites esenciales. Una forma común de aplicar los aceites esenciales en la piel es mediante un masaje, donde el aceite esencial  elegido es diluido en un aceite portador (aceite vegetal). Algunos aceites esenciales pueden ser aplicados sin diluirlos. La mayoría de los aceites esenciales pueden atravesar la barrera de la piel hacia la epidermis o alcanzar la dermis desde donde llegan al torrente sanguíneo.

Inhalación y olfacción:

Las pequeñas moléculas de aceites esenciales pueden penetrar en nuestro cuerpo fácilmente a través de la inhalación respiratoria desde donde llegan al torrente sanguíneo. Fácilmente traspasan la barrera hematoencefálica sin ser descompuestos por el hígado.

La absorción también puede tener lugar mediante el olfato. Nuestra nariz, que se encuentra cerca del cerebro, tiene un impacto directo en las células de nuestro cerebro haciendo posible que ciertos aceites esenciales influyan en la producción directa de endorfinas y noradrenalina, hormonas que juegan un papel vital en la interacción social, respuesta emocional, aprendizaje y memoria.

Cambiando las ondas cerebrales con aceites esenciales

En el caso del TDAH, el patrón de ondas cerebrales de los pacientes jóvenes muestra una dominancia de las ondas Theta, lo que significa que el cerebro está en un estado de sueño o ensoñación. Con el uso de ciertos aceites esenciales, se ha observado que estas ondas pueden cambiar a ondas Beta, que se producen en estado de alerta durante la realización de una tarea.

El Dr. Terry S. Friedmann, físico, demostró que los aceites esenciales son altamente efectivos con niños con TDAH. Primero, midió las ondas cerebrales de niños con TDAH. Observó que producían una mayor cantidad de ondas Theta comparadas con ondas Beta, indicando falta de concentración en la tarea que realizaban. Los aceites esenciales elegidos para el caso de estudio fueron, Lavanda, Vetiver y Cedro.

Un grupo de niños con TDAH fue dividido en 3 grupos. A 6 sujetos se le administró aceite esencial de Cedro, elegido por su alta concentración de un grupo bioquímico especial llamado “sesquiterpernos”, los cuales son conocidos por mejorar la oxigenación de las células cerebrales. A otros 6 sujetos, se les administró aceite esencial de Vetiver, cuya acción calma y equilibra el sistema nervioso y al mismo tiempo estimula el sistema circulatorio. Y finalmente, a otros 6 niños se les administró aceite esencial de Lavanda por sus cualidades sedativas y al mismo tiempo, por ser capaz de estimular la región límbica del cerebro.

Se les pidió a los sujetos que inhalasen el aceite esencial tres veces al día. El aceite esencial se inhalaba por un período de 30 días. Al final de estos 30 días, a los sujetos se les medían las ondas Beta-Theta de nuevo. El resultado reveló que el aceite esencial de Vetiver incrementó las ondas Beta en un 32%, mejoró la actividad cerebral y redujo los síntomas del TDAH. Resultados similares fueron encontrados con el aceite esencial de Cedro. El grupo de la Lavanda no mostró signos de incrementar sus ondas Beta pero sí se notó un incremento de respuestas relajadas y sedantes.

Los niños tratados en este proceso mostraron mejoras, no sólo en los patrones de sus ondas cerebrales, sino en su comportamiento y resultados en la escuela. Además de estos resultados, el Dr. Friedmann recibió algunas cartas de padres de hijos con TDAH que afirmaban que su comportamiento había mejorado también en casa considerablemente (Friedman 2001).

Los estudios, que fueron realizados por Oshadhi en la Universidad de Tokio hace un tiempo, mostraron que el aceite esencial de Lavanda incrementaba las ondas Alfa, mostrando su capacidad de realzar un estado de alerta relajada.

Algunos aceites esenciales para tratar el TDAH

Romero (Rosmarinus officinalis)

El romero ha sido relacionado con la cognición y la memoria desde hace muchos años. Los estudiantes vestían coronas de romero en la antigua Grecia para mejorar su capacidad mental cuando realizaban los exámenes. Los Tudor en el siglo XVI, creían que el romero tenía el poder de mejorar la memoria. En la obra de Shakespeare, “Hamlet”, Ophelia le dice a Hamlet: “Aquí hay Romero, sirve para el recuerdo”.

Tradicionalmente se utilizaba para “refrescar” nuestra actividad cerebral. Investigadores de la Universidad de Northumbria encontraron que simplemente estando en una habitación con aroma de romero, se mejoraba de manera significativa la memoria (Universidad de Northumbria, 2016). Esto es debido al hecho de que existen los llamados componentes óxidos y mono-terpenos en este aceite esencial en concreto. Uno de estos componentes es el llamado, 1,8-cineol (eucalyptol) que actua de una forma parecida a los fármacos que se utilizan para tratar la demencia, provocando un incremento del neurotransmisor acetilcolina (noticias BBC 2015).

Además, el aceite esencial de Romero podría ser una buena elección para estimular la concentración y un buen aliado para trabajos intelectuales para cualquier niño o adulto con síntomas de TDAH.

Menta (mentha arvensis):

Como el Romero, el aceite esencial de menta también ha demostrado mejoras en la memoria y en la función cognitiva. En un estudio publicado por la International Journal of Neuroscience, se descubrió que el aceite esencial de menta mejoraba la memoria, produciendo una mejora significativa en la calidad de memoria general. Incrementó la alerta, ensalzando la actuación en un rango de tareas de ejercicio físico, probando tener efectos estimulantes (International Journal of Neuroscience 2008).

Otro estudio publicado en el Avicenna Journal of Phytomedicine exploró los efectos del aceite esencial de menta en el ejercicio físico.  Los resultados revelaron una mejora significativa cuando los sujetos habían sido expuestos al aceite esencial. Los resultados apoyaron la teoría del efecto estimulador de la menta en el cerebro (Avicenna Journal of Phytomedicine 2014).

Ylang-Ylang (cananga odorata):

Conocido por sus beneficios hipotensores y curadores de la piel, también han sido probados sus efectos calmantes. La investigación publicada en International Journal of Neuroscience demostró un incremento en la “calma” en sujetos que eran expuestos al aceite esencial en un ambiente controlado (International Journal of Neuroscience 2008).

Y de Nuevo: Lavanda (lavandula angustifolia):

La Lavanda como el Ylang-Ylang es un buen aceite para utilizar por sus efectos calmantes. Aumenta la relajación y además, los estudios han mostrado que puede ayudar también en nuestra habilidades cognitivas. En un estudio en 1999 de la Universidad de Miami, se le administró durante 3 minutos aromaterapia a un grupo de 40 adultos sanos. Encontraron que los sujetos expuestos al aceite esencial de Lavanda no sólo estaban menos deprimidos, sino que puntuaban más alto en los test de matemáticas, actuando más rápido y con mayor precisión. También los sujetos experimentaban niveles más bajos de ansiedad (International Journal of Neuroscience 1998).

Cilantro, hoja (coriandrum sativum):

La facultad de Farmacia en la Universidad de Medicina y Farmacia en Rumanía llevó a cabo un estudio donde los sujetos inhalaban aceite esencial de hoja de Cilantro o Coriandro (Physiology and Bahaviour Journal 2014). Sus resultados sugieren que exposiciones múltiples a este aceite pueden ser útiles como un medio de contrarrestrar la ansiedad, la depresión y el estrés oxidativo. Evidentemente, este aceite esencial podría ser útil aliviando algunos de los síntomas emocionales del TDAH.

La naturaleza sabe más

Particularmente en el caso de niños y adolescentes, cuyos cerebros están aún en desarrollo, la medicina natural es una elección segura y respetuosa que puede ayudar a que la generación más joven lidie con el TDAH. La aromaterapia ayuda de una manera muy tranquila, sin causar ningún efecto secundario. A través de la riqueza de las moléculas bioquímicas aromáticas concentradas en estas “joyas líquidas” curativas, la aromaterapia puede ayudar a sanar de muchas formas diferentes.

 

Algunos testimonios y experiencias

“Conseguí aceite esencial de Ylang-Ylang con la esperanza de incrementar la concentración y la calma de mis estudiantes. Individualmente, estos alumnos eran maravillosos y como clase, eran un buen equipo. Después de dos semanas, empecé a notar que nuestras clases se alargaban (de 20 minutos a 45 minutos). Después de conseguir un botecito de aceite esencial de Ylang-Ylang, la clase volvió a su estado concentrado y calmado. También recibí comentarios acerca de lo bien que olía la clase. El pasado junio, conseguí unas botellas de aceite esencial de Ylang-Ylang para otro compañero profesor, así, todos podemos disfrutar de unas clases llenas de este fresco aroma y de alumnos concentrados” – C. Wilson.

“El aceite esencial de Ylang-Ylang ha cambiado por completo la atmósfera de mi clase del caos al confort. Genera calma y actividad productiva donde antes había indiferencia e irreverencia” – Sharon Stewart.

“Mi hijo tiene 5 años y está en valoración de trastorno del procesamiento sensorial y TDAH desde hace 2 años. Es un completo petardo. Hace poco me hice con una muestra de Vetiver y lo mezclé con gel de Aloe vera. A él le encanta, pese a su fuerte aroma y muy feliz, se pone una gota en el pie y detrás del cuello. La diferencia es casi inmediata, puedo ver cómo se calma y puedo tambien percibir cuando se desvanece el efecto. Sólo lo hacemos por la mañana y por la noche, y esto le ayuda a dormir. Ha sido totalmente inesperado.  Voy a probar con una mezcla de Lavanda, Incienso e Ylang-Ylang con Vetiver y ver si los resultados cambian, pero por ahora estoy muy contenta. Es muy bonito ver a tu hijo comportarse bien por fin” – Sara.

“He estado utilizando una mezcla de Romero mediante un inhalador nasal durante los últimos 4 meses para mejorar mi memoria a corto plazo. Puedo decir honestamente que ha ayudado a mejorar mi habilidad de concentración, focalización en la tarea que estaba llevando a cabo y acordarme de lo que tenía que hacer en el futuro. Me resulta especialmente útil, en el caso de que haya tenido una noche de sueño no del todo reparador, lo que reduce mi habilidad de concentración” – Robin Buerk.

“Lo que realmente me llamó la atención fue el Ylang-Ylang para la concentración. Con el paso del tiempo mi habilidad de concentración se ha reducido lentamente y para mí era esencial tener esa facultad. Abrí el aceite esencial de Ylang-Ylang en mi oficina y tras unas cuantas olfacciones me senté a leer algunos documentos. Después de 30 minutos me levanté para salir de mi oficina. Me fui a quitar mis gafas de ver y entonces me dí cuenta de que ¡había estado leyendo estos documentos sin ponerme las gafas! ¡No solo había mejorado mi concentración, sino que también había mejorado mi vista! – Ed P.

“Mi hijo suele tener problemas para concentrarse hacer las tareas en clase. He utilizado aceites esenciales durante unos meses hasta que encontré una mezcla que ha estado utilizando desde hace 5 semanas y le encanta. En la mezcla pongo Lavanda, Vetiver y Cedro y añado aceite de coco a la botella. Empezamos a utilizar esta mezcla un martes e informé a la profesora, ya que ella también es usuaria de aceites esenciales y me animó a que los utilizara con mi hijo. El miércoles me escribió un correo para contarme de que mi hijo estaba feliz y que aunque no había acabado todo su trabajo, lo que había hecho estaba genial. Hemos tenido problemas con él desde el primer curso porque no hacía las tareas y no le gustaba la escuela. Tendría que haber empezado antes con los aceites esenciales. Tenía dudas de si darle medicación a mi hijo y puedo decir que los aceites esenciales se merecían una oportunidad. Sólo desearía haber empezado antes”. –

“Cada día recibía mensajes de las profesoras diciendo que mi hijo de 11 años no se centraba en la tarea. No podía concentrarse. No se estaba quieto en su sitio. Hablaba, se levanta y corría por toda la clase. Después de empezar a usar con él aromaterapia, dijeron que mejoró considerablemente. Ahora, está en clases avanzadas y lo describen como un “niño calmado”. Se aplica aceites esenciales en varias áreas de su cuerpo cada mañana y también lleva un brazalete con aceite esencial». – Tina Sweet.

Tina describe el uso de los aceites esenciales como un “cambio de vida” y  han podido reducir la medicación del TDAH.

La meditación ayuda en el TDAH

Otra forma saludable de tratar el TDAH de forma natural es con meditación. Se han llevado a cabo distintas investigaciones para observar los efectos de la Meditación Trascendental (MT) sobre el TDAH.

Algunos de estos efectos son:

-Mejora de la atención

-Mejora en la regulación del comportamiento

-Mejora en el control emocional

-Mejora en la memoria

-Mejora en la organización de tareas

-Reducción del estrés y la ansiedad

La técnica de Meditación Trascedental (MT) permite a la mente asentarse en su interior a través de niveles calmados de pensamiento, hasta que uno experimenta el más silencioso y apacible nivel de conciencia o pura conciencia. Esto es conocido como auto-trascendencia.

Un estudio publicado en Mind and Brain Journal of Psychiatry, investigó los efectos de la Meditación Trascedental en el funcionamiento cerebral en niños con TDAH de 11 a 14 años. El estudio mostró que todos los estudiantes significativamente mejoraron en los síntomas del TDAH después de 6 meses. La práctica de Meditación Trascendental produjo decrementos significativos de la actividad Theta/Beta, incrementos en la coherencia de las ondas Theta e incrementos en la actividad Beta durante las tareas. Estas medidas de la actividad cerebral, fueron apoyadas por incrementos en la fluencia de la escritura e incrementos significativos en comportamientos positivos, según informaron los padres.

Al final de la investigación, los padres rellenaron un cuestionario para evaluar sus percepciones de cambios en 5 síntomas del TDAH de sus hijos desde el principio hasta el final del estudio. Había mejoras positivas y significativas en las 5 áreas medidas:

  1. Habilidad para concentrarse en las tareas del colegio
  2. Habilidades organizativas
  3. Habilidad de trabajar de manera independiente
  4. Felicidad
  5. Calidad del sueño

Además, cuando se les pidió a los niños que rellenasen un formulario de cómo se sentían practicando Meditación Trascedental, todos los estudiantes afirmaron que fue una experiencia agradable y fácil de realizar (Mind and brain Journal of Psychiatry 2011).

Otro estudio, realizó un seguimiento a un grupo de estudiantes diagnosticados con TDAH que meditaban dos veces al día en la escuela. Después de 3 meses, las investigaciones mostraron una reducción del 50% en el estrés, ansiedad y síntomas de TDAH. Los niños también mostraban mejoras en la atención, memoria de trabajo, organización y regulación del comportamiento. Los profesores informaron de que ellos eran capaces de enseñar más, y de que los estudiantes podían aprender más, ya que padecían menos estrés y ansiedad (Eureka Alerta 2008).

Por último, pero no por ello menos importante, hay que mencionar las llamativas experiencias con miles de niños y adolescentes en los 50 Centros de Rehabilitación Católicos de Padre Gabriel Mejias en Colombia, mostrando resultados sorprendentes en patrones de comportamiento con Meditación Trascedental.

AYUS Alemania con su firma Oshadhi, ha empezado a introducir la Aromaterapia en estos centros en Colombia – con muy buenos resultados – en colaboración con el maravilloso equipo de Carla Vescovi y su escuela de Aromaterapia en Campinas, Brasil.

Conclusión

 

Está claro: la aromaterapia y la meditación puede ayudar a aliviar los síntomas del TDAH de una forma mucho más segura, agradable y armoniosa que los fármacos químicos que se prescriben a menudo a niños y adolescentes.

Estos tiempos modernos, nos desafian estresando a la generación de los más pequeños. Los adultos no pueden afrontar fácilmente los niveles de ruido general y excitación junto con el frenético estilo de vida. Qué decir de las respuestas del sistema nervioso en desarrollo de niños y adolescentes. Si añadimos los problemas a nuestros hábitos diarios alimenticios, carente de los valores nutricionales básicos junto con el alto nivel de sobre-estimulación durante todo el día y polución ambiental, no es de extrañar que muchos niños, sobre-expuestos a distintos desafíos al mismo tiempo, no puedan afrontarlos y desarrollen síntomas de TDAH. Está claro que el sistema humano psico-fisiológico, especialmente cuando aún son muy pequeños, no está preparado para un estilo vida moderna tan estresante.

Lo que también está claro, es que hemos perdido nuestra conexión con la Naturaleza, lo que también significa: la conexión con nuestra propia naturaleza, nuestras propias raíces. Estamos abandonando los elementos más esenciales que nos conceden paz y tranquilidad en el sistema nervioso, la trascendencia interna y la conexión con el poder sanador de la Naturaleza. Ambos van de la mano.

La aromaterapia con sus sorprendentes joyas líquidas, los aceites esenciales y la meditación, son las herramientas más poderosas para ayudar a la generación más joven (y a nosotros también). Son  herramientas fundamentales para ayudar a crear un halo de esperanza, creatividad y, al final, abrir los ojos a los secretos de la evolución humana. Redescubriendo esto, nuestro mundo moderno, puede ir más allá de su propia desesperanza, su propia angustia resultado de nuestra falta de entendimiento espiritual. Por el contrario, nos sentimos como dando vueltas en un carrusel y retrasando la necesidad inminente de transformación y verdadero despertar de la conciencia colectiva.

Los aceites esenciales y otras aproximaciones naturales como hemos visto, pueden traer de vuelta a los niños a ese campo interior, el derecho natural de cada ser humano en la Tierra: una existencia feliz y creativa donde los desafíos de la vida son combatidos con facilidad y optimismo, y donde la felicidad del crecimiento interno y externo puede expresarse de forma interminable.

Fuente: Oshadhilive.com

Dr. Malte Hozzel, fundador de Oshadhi.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *