El invierno ha llegado, lo que supone una descenso de las temperaturas, llegan las nevadas y heladas fuertes, los días son más cortos que las noches, los árboles han perdido sus hojas, la naturaleza parece dormida, …. Esto hace que nuestro sistema inmunológico también se aletargue y el cuerpo se destemple.

 

Pero tranquil@, tenemos a nuestra querida aromaterapia PURA, que nos trae la luz necesaria para afrontar el invierno. Te dejamos con tres de los mejores ACEITES ESENCIALES DE OSHADHI PARA EL INVIERNO y así fortalecer tu organismo en esta época del año.

 

 

ACEITE ESENCIAL DE JENGIBRE

El Jengibre (zingiber officinalis) se ha utilizado durante miles de años, especialmente en Oriente, como remedio para el tratamiento de muchas enfermedades. De hecho, en la actualidad es apreciado porque ayuda en la digestión, para el tratamiento de dolores musculares y para reforzar el sistema inmune. Por ello el aceite esencial de jengibre te ayudará para adaptarnos al cambio estacion, evitar la debilidad y luchar contra el agotamiento nervioso. Si se produce algún tipo de desequilibrio en el intestino, el aceite esencial de Jengibre va a resultarte súmamente útil.

Su aroma es cálido, especiado y exótico. Un tanto extraño a primer golpe de nariz.

Como utilizarlo:

Aplicado mediante masaje (siempre diluido en un aceite vegetal), es una forma de ayudarnos a prevenir gripes, resfriados y otro tipo de infecciones y mantener nuestro estado de ánimo.

La proporción es 10 ml de base vegetal de primera calidad (jojoba, nuez de macadamia o karité) y 5-6 gotas de aceite esencial de jengibre para un adulto. Las embarazadas y los niños hasta 7 años pueden utilizarlo reduciendo la dosis a la mitad. También puedes leer este artículo: Mocos en bebés y iños, contagios que van que vuelan.

 

ACEITE ESENCIAL DE LIMÓN AMARILLO

El limón es considerado una de las frutas más conocidas en el mundo. Los alquimistas comenzaron a utilizar el aceite esencial de limón (citrus limonum) como ingrediente medicinal para ciertas dolencias y afecciones que presentaban.

Entre sus propiedades destacamos que es analgésico, antidepresivo, antiséptico, antivírico, cicatrizante, antiinflamatorio y digestivo, entre otras. En cuanto al sistema inmunológico es ideal para la mucosidad, bronquitis y asma y además estimula la producción de glóbulos blancos. Si lo diluyes en el ambiente, te ayudará a mantener la mente despejada y lúcida.

Como utilizarlo:

  • Masaje: diluir en un aceite portador y aplicar en la piel mediante un suave masaje. Respetar la dosificación.
  • Baños aromáticos: añadir 4-6 gotas de aceite en el agua para obtener todos los beneficios. Tomar el baño de 15-20 minutos.
  • Difusor de esencias para dilución en el ambiente. Una de las formas más excepcionales de utilizar este aceite esencial, limpia y purifica el ambiente de patógenos y refresca muchísimo la atmósfera.

PRECAUCIONES

El aceite esencial de limón es fotosensible por lo que debéis evitar la exposición de la piel donde lo has aplicado al sol después de su uso durante las 24 horas posteriores a su utilización.

ACEITE ESENCIAL DE ABETO BLANCO

El Aceite Esencial de Abeto de Oshadhi (abies alba) es conocido por ser uno de los mejores aceites esenciales para purificar y eliminar patógenos de la atmósfera y del sistema respiratorio.

Entre sus propiedades:

  • Sistema inmunológico y respiratorio: Catarros de vías respiratorias inferiores y superiores, gripes, bronquitis y resfriados.
  • Músculos y articulaciones: es un relajante muscular para aliviar dolores y espasmos.
  • Limpieza y desinfección del ambiente: purifica la atmósfera en ambientes viciados. Puedes utilizarlo en el trabajo, en casa, coche,…

Además destacamos que el aceite esencial de abeto es considerado como ayuda en caso de depresión, aumenta la fuerza psicoemocional y nos aporta soporte y fuerza.

Cómo utilizarlo:

  • Inhalaciones: realizar olfacciones directamente de la botella o colocando 1-2 gotas en un pañuelo.
  • Masaje corporal: diluir en un aceite portador y aplicar en la piel mediante un suave masaje, respetando la dosificación: 20 ml de aceite vegetal / 10 gotas de aceite esencial, es decir, a dos cucharas soperas de base vegetal tipo oliva, girasoles, sésamo… y deberás añadir 10 gotas de aceite esencial de abeto.
  • Difusor de esencias para dilución en el ambiente.